MENU

Comments (0) Planta del mes

Celindo es planta del mes de Julio en Landelar

Diseño con arbustos

Hola a todos los seguidores de Landelar y del Rincón del Paisajista. Primero disculparme porque ya hemos pasado la mitad del mes y aun no habíamos publicado la planta del mes. Espero que por lo menos algunos de vosotros podéis disfrutar de las merecidas vacaciones. Aquí en Landelar estamos empezando obras y estamos en plena temporada. Pero no quita que tenemos que hablar de plantas y la de este mes es el

Philadelphus coronarius L., Celindo, Filadelfo, Falso jazmín, (ES) – Europäischer Pfeifenstrauch, Bauernjasmin, Falscher Jasmin, Sommerjasmin (ALE) – sweet mock-orange, English dogwood (ENG)

 

Familia: Hyadrageaceae

Altura: hasta 3 m

Ancho: hasta 2 m

Forma de crecimiento: arbustiva

 

el celindo florece en las ramas del segundo año

hojas típicas de un celindo en una rama anual.

El celindo es un arbusto caducifolio de 1-3 m altura y crecimiento muy vigoroso. Su origen se sitúa generalmente en el sur de Europa pero también hay estudios que indican el origen hacia el Cáucaso en el sureste de Europa. La forma del arbusto es redonda y las ramas viejas son colgantes en su extremo.

Las hojas de una longitud entre 4-9 cm de forma ovaladas y dentadas, con mechones de pelos en las axilas de los nervios por el envés y de entre 6 a 11 dientes a cada lado.

Las flores hermafroditas generalmente de color blanco tienen un diámetro de entre 2,5-3,5 cm. Aparecen dispuestas en racimos terminales a finales de primavera o principios de verano con una fuerte fragancia que recuerda al jazmín (de allí el nombre) que por regla general es más fuerte en las horas de atardecer. El fruto es una cápsula de hasta 8 mm con 4 cámaras que contienen numerosas semillas diminutas dispuestas de ser propagadas por el viento.

En general el celindo es un arbusto de fácil cultivo y alrededor del mundo se cultivan numerosos híbridos de esta especie por su uso ornamental, que se diferencian principalmente por el aspecto de las hojas o por las tonalidades y el relleno de las flores.

Es un arbusto ornamental de uso para arbusto solitario o para el fondo de una plantación de vivaces. También se presta para hacer grandes grupos o para setos aunque se le usa menos para este último fin.

Sin duda y por su procedencia es un arbusto que crece bien al pleno sol pero también se da en semi-sombra. Necesita un suelo normal con un buen drenaje. El celindo es un arbusto que resiste muy bien bajas temperaturas pero prefiere un clima templado.

arbusto con flores blancas olorosas

flores del celindo normal. En cultivares la flor puede tener distintas tonalidades y estar rellena

El arbusto agradece si el riego no es excesivamente abundante, ni tampoco demasiado escaso. No obstante si no tenemos riego tampoco pasa nada sobre todo si la planta esta bien arraigada. Lo único que nos puede pasar es que el arbusto florece menos y las flores se marchitan antes. Después de la floración conviene dar una poda de verano para que al arbusto de tiempo de producir nuevas ramas en las cuales surgen las flores del siguiente año. Para ello también es conveniente proporcionar al arbusto un abono orgánico en el invierno y abono mineral de liberación lenta en la primavera.

Cuando el celindo se encuentra en semi-sombra o si viene un año como este con mucha lluvia en primavera y verano y temperaturas altas le pueden afectar enfermedades como el Oídio y la Roya. También podemos observar sobre todo en los brotes anuales Pulgones (especialmente la Aphis fabae), Cochinillas, Nematodos (Meloidogyne).

Para multipicar el arbusto podemos hacer esto por esqueje en primavera o agosto o por acodo o estacas principios de verano. Si la multiplicación es por estaca hay que disponer de ramas cuya madera aun no es totalmente leñosos.

Espero que os guste la planta del mes y os deseo felices vacaciones y buenas temperaturas.

Un saludo de Sven y el equipo Landelar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *